Das Neves rompió relaciones con Macri y selló su pacto político con Massa en un acto en Trelew. Otro capítulo de peleas políticas a apenas un año de gobierno.

Por Diego Siciliano 11-12-2016

Cuando el primero de marzo de 2016, el flamante presidente Mauricio Macri llegó a Rawson para asistir al discurso inaugural de Mario Das Neves en la Legislatura de Chubut, desde el área de comunicaciones del gobierno provincial se esforzaron por mostrar que lo que llegaba era un cambio de época, una renovación de la política, de acción pura y diálogo real. Hubo elogios mutuos “a pesar de las diferencias políticas”, intentó remarcar Das Neves a aquellos que aún lo recordaban por su pasado como presidente del PJ. También se prometieron unos 4.400 millones de pesos de inversión en obras que habían sido “postergadas” por las gestiones anteriores. Hubo, por supuesto, muchos aplausos. 

Nueve meses después, la foto de aquella jornada forma parte de un pasado perdido. En el transcurso de estos nueve meses, las obras prometidas en Comodoro Rivadavia, Madryn y Trelew se recorrieron más de una vez para la foto pero, aunque se modificó al constructor (Lázaro Báez) y hasta se volvieron a licitar aún no han comenzado. 

Aquel, sin embargo, ha sido el problema menor. La caída internacional del precio del barril del petróleo de exportación ha tenido en vilo durante todo el año (y aun lo hace) el equilibrio financiero de la provincia. Durante la primera parte del año, mientras las relaciones políticas entre Mario Das Neves y Mauricio Macri eran buenas, el gobierno nacional se comprometió (y cumplió) con otorgar un subsidio al barril de exportación. Esto permitió mantener, cuando el precio del barril se encontraba por debajo de los 54,9 dólares, la paz social en Comodoro Rivadavia ante los inminentes despidos. El gobierno nacional también envió fondos considerables en forma de adelantos de préstamos. 

En el transcurso de los siguientes meses, las medidas librecambistas tomadas por el gobierno nacional golpearon duramente las economías regionales. La decisión de quitar la retención a la lana sucia y de quitar aranceles a la importación y exportación reactivaron rápidamente al sector productivo lanero, aunque en el tendal quedaron las industrias locales de valor agregado a la materia prima local y la cadena productiva se fue rompiendo de a poco. El Polo Industrial Lanero de Trelew, la histórica Guilford en Comodoro Rivadavia, la empresa de algas Soriano en Gaiman. El gobierno provincial ha tenido que negociar de manera permanente en los ministerios de Buenos Aires para intentar mantener la productividad de las empresas en Chubut, pero los resultados han sido, hasta ahora, poco claros. 

El reacomodamiento de las tarifas de gas fue otro de los puntos de quiebre entre Mauricio Macri y Mario Das Neves. El aumento del 500% en las boletas de gas en casas y comercios impulsó al gobernador a solicitar un amparo al juez federal Hugo Sastre. Fue el primero en el país, al cual se sumaron otros tantos, que terminaron de determinar que el tarifazo impuesto por el gobierno nacional era ilegal. Finalmente se realizaron las audiencias públicas y el tema terminó diluyéndose. Las tarifas debían aumentar. 

El punto de quiebre final fue la remoción de los reembolsos por puertos patagónicos, que el presidente Macri quitó mediante un DNU mientras aun permanecía abierta la mesa de negociaciones. El gran poder de lobby y presión de los puertos de Buenos Aires quitó de un plumazo el beneficio que podían llegar a tener los puertos del sur argentino. El sueño terminó demasiado rápido. La cordialidad política acabó y Das Neves salió enfurecido a decir que había sido traicionado. Anunció que ningún ministro podrá viajar a Buenos Aires a gestionar nada para la provincia y dijo que Macri quiere ajusticiarlo con la billetera, esto es, dejar de darle dinero para tener la gobernabilidad. 

Y así termina el primer año del gobierno.

Una alianza que se afianza

Ésta no es la primera vez que Das Neves siendo gobernador rompe relaciones con el gobierno nacional. El trigober (como le gusta ser llamado por sus jóvenes fanáticos) tuvo un enfrentamiento con el matrimonio Kirchner en 2009, cuando quiso cumplir su viejo anhelo de llegar a ser presidente de la Nación. Las consecuencias para la provincia del Chubut fueron poco felices: obras paralizadas, falta de gestiones, ruptura partidaria y peleas constantes por los medios. Más allá del rédito político que pueda haber sacado uno u otro, el más afectado en estos enfrentamientos siempre es la sociedad, que mira impávida cómo la dirigencia política se pelea en los diarios mientras los baches en las calles crecen, la droga sigue corriendo, las calles se tornan menos seguras y el empleo se sostiene en una cuerda floja. 

Das Neves ha vuelto a romper relaciones con el gobierno nacional de turno, aunque sin dejar en claro cuáles son sus intenciones políticas para el futuro. Su alianza es con Sergio Massa, quien ya había acompañado al gobernador en su lanzamiento de campaña. Pero el vínculo no siempre ha sido tan estrecho. Cuando en el turno electoral pasado Das Neves notó que la candidatura de Massa no iba a sumarle votos, intentó sumarse a la boleta del Frente para la Victoria, aquel mismo Frente que denunció durante años por los medios. Das Neves tuvo un breve lapso kirchnerista, aunque finalmente ganó con una boleta corta. 

En el transcurso de esta semana, luego de romper relaciones con Macri, Das Neves le brindó a Massa los votos de sus diputados para el proyecto de reducción de impuesto a las ganancias y ahora el trigrense le dará a Das Neves el protagonismo que busca en la bicameral para intentar remover el DNU de los reembolsos por puertos patagónicos. Ayer, en un acto realizado en la Laguna Chiquichano de Trelew, Das Neves y Massa sellaron su pacto político. Bailaron y se elogiaron mutuamente. Hubo promesas de cosas que se podían hacer. Hubo, por supuesto, muchos aplausos. 

Una batalla innecesaria

Hacia adelante quedan aun tres años de gobierno, de gestiones que no se podrán realizar porque los ministros de Chubut no podrán viajar a Buenos Aires a luchar por lo que la provincia merece. Quedan tres años de peleas mediáticas, de obras paralizadas, de industrials locales que pierden competitividad, de la disciplina de la billetera.

Una frase de Francis Bacon, que encabeza un cuento de Borges, lo sintetiza mejor: “No hay nada nuevo sobre la tierra. Todo lo aprendido es un recuerdo y toda novedad es algo olvidado”.

Diego Siciliano

Diego Siciliano

Director de Big Sur y cocinero amateur.

@diego_sic