Designo Patagonia, el estudio de diseño de Bariloche que pone foco en los materiales de la región y busca un estilo sustentable.

Por Victoria Agulla 08-05-2016

La Patagonia es una tierra de viento, cielo, desierto y montaña que ofrece una amplia gama de materiales: finas láminas de enormes árboles, piedras pulidas de los ríos de la Cordillera, tejuelas de viejas construcciones, hojas de plantas nativas, cuero de cordero de la Estepa o madera de Lenga, Radal y Ciprés. Mas, con todo este abanico de naturaleza material, son pocas las marcas que valoran la variedad de componentes patagónicos para la creación de mobiliario y, entre ellas, está Designo Patagonia, estudio de Bariloche, Río Negro.

Manuel Rapoport y Martín Sabattini, diseñadores industriales, son los creadores de esta empresa que, desde 2001, trabaja en diseño y producción de mobiliario, luminaria y accesorios para el hábitat sureño. Manuel, oriundo de Bariloche, se recibió en la Universidad Nacional de Córdoba, donde cursó la maestría de gestión ambiental. Martín, cordobés de nacimiento pero patagónico por adopción, se recibió en la misma facultad con una investigación sobre el aprovechamiento y revalorización de la madera de algarrobo como recurso de desarrollo de zonas marginales en Traslasierra, Córdoba, experiencia que marcó la vinculación sostenida con proyectos de apoyo en Diseño Industrial en centros experimentales artesanos cordobeses y patagónicos. El estudio tiene como objetivo crear productos que rescaten historias, materiales y mano de obra artesana y original bajo una filosofía de respeto por los recursos naturales. DP realiza mobiliario, juegos, luminaria y decoración en piedra, madera y cuero cuidando el ecosistema  de la región. Sus productos fueron seleccionados para diferentes museos, hoteles, eventos y festivales. Diseñaron y produjeron la bandeja de presentación del chef Emiliano Schobert para el torneo Bocuse d’Or en Lyon. Desarrollaron y fabricaron los premios del FAB-Festival Audiovisual Bariloche 2014. Fueron parte del pabellón oficial argentino dentro del Salón Internacional del Mueble de Milán. La mayoría de sus artículos decoran los mejores hoteles de Calafate y Bariloche y su reconocido banquito matero fue seleccionado para la colección de diseño industrial del MAMBA. Además. han ganado premios desde todo el mundo como el CIEFAP, British Council, Experimenta Design, Liveable Cities, entre otros.

En Argentina, sus productos se distribuyen en distintos locales de Buenos Aires, Córdoba, Rosario, Villa La Angostura, Bariloche, San Martín de los Andes, como también reciben pedidos por internet.

Big Sur conversó con sus creadores para conocer el backstage de esta marca made in Patagonia.

-¿Cuál es su concepción sobre el diseño argentino?

-El diseño como actividad proyectual es fundamental para el desarrollo de un país. Todos los productos y servicios son susceptibles de ser diseñados, rediseñados o valorizados por el diseño. Pero también las políticas estatales tanto como las acciones de ímpetu social tienen mayor eficacia si se proyectan con los principios y la metodología del buen diseño. Creemos que en cuanto se refuercen las profesiones ligadas al diseño el futuro será mejor, pero siempre y cuando se concentren en resolver problemas reales (cosa que no siempre pasa).

-¿Tienen otra inspiración además de la naturaleza?

Si, los usos y costumbres de los habitantes patagónicos: la gente de la estepa o de la montaña siempre nos enseña soluciones simples a problemáticas de la vida misma, y eso es muy valioso.

-¿Siguen tendencias mundiales o son más independientes?

-La verdad es que miramos poco las tendencias mundiales, quizás porque tenemos poco tiempo, pero sobretodo porque nos nutren más cuestiones tangenciales como el Arte, el Arte Urbano, la literatura, etc. Preferimos un buen disco o un buen libro a cualquier revista de diseño y decoración.

-¿Sienten que tienen una “responsabilidad” ecológica como diseñadores?

-Si, y hacemos lo posible por colaborar con nuestros productos. En parte trabajar con materiales nobles y de origen natural ya es una garantía: son productos duraderos, reparables y, en última instancia biodegradables o reciclables. Lamentablemente en materia de insumos estamos muy retrasados en el país. Por ejemplo no hay ninguna pintura realmente ecológica. Pero bueno, está en nosotros ir convenciendo a los clientes que es mejor tener una mesa de madera terminada con impregnante natural que una mesa laqueada con productos químicos derivados del petróleo.

-¿Piensan que la arquitectura patagónica debe tener lo sustentable como eje?

-Si tuviera ese eje tendríamos una real identidad patagónica en la arquitectura, ya que el punto inicial es el uso racional de los recursos del lugar. En la Patagonia, como en el resto del país cundió el bloque, el cemento, el tabique cerámico y el revoque. Desaparecieron las técnicas tradicionales de los primeros pobladores. Eso genera el mayor shock ecológico-arquitectónico de la región. Una pena.

-¿Cómo hacen para conservar su naturaleza artesana en un mundo tan industrializado?

-Por cierto tratando de ser fieles a lo nuestro y valorizándolo con el diseño. No creo que pudiéramos conservar la identidad de origen patagónica si esto se hiciera de forma industrializada. Sobre todo también es que así construimos nuestro emprendimiento y así evolucionó, más por una cuestión de oferta y demanda.

-¿Reproducen muchas de sus piezas o tratan de conservar la originalidad de cada una?

-Algunas tienen más éxito entonces se reproducen más seriadamente. Otras son únicas y casi artísticas. Pero si te fijás en detalle todos los productos por su modo constructivo y su constitución material tienen algo que los hace distinto a los otros. Un nudo, una veta, un color, un tipo de pelo original, etcétera.

-¿Cómo logran o intentan que sus artículos no sean imitados?

-Algunos ya han sido imitados, de hecho! Pero bueno, el haber sido los primeros, estar hace tanto tiempo en el mercado, el que nos conozcan todos los que están en el circuito de diseño de productos en Argentina, hace que tengamos una cierta fuerza de marca. Unos llamados telefónicos, alguna intervención de nuestra comunidad de seguidores en las redes sociales, por nombrar algunas opciones, tienen más fuerza de lo que podés imaginar.

Victoria Agulla

Victoria Agulla

Periodista freelance, feliz de poder compartir mis viajes con el mundo.

@Vitussss