El cuadro del año retrata a la mujer como centro del universo en un mundo rodeado de distracciones.

Por Carolina Aimara Zeppo 30-11--0001

La mujer está en el centro. Todo en ella es blanco: su pelo, su escasa ropa y el velo que le cubre  la espalda desde la cabeza a los pies. Se erige de manera casi angelical sobre los cuerpos apilados de otras mujeres, teñidos de rojo. Algunos de esos cuerpos parecen incompletos, mutilados, otros simplemente se confunden entre sí. Lo que golpea es el contraste. Es el rojo y el blanco, es esa sola mujer que se levanta sobre todas las otras mujeres.

Cuando Big Sur me convocó para seleccionar la obra del año se me vinieron muchos artistas a la mente, pero la obra “Ravenous” (Voraz) de Natalia Fabia volvía una y otra vez. De todos sus cuadros, éste es el que más se aleja de ese toque trash realista que la ha vuelto una de las artistas más populares del mundo de lo no popular. Natalia Fabia es una artista polaca que reside en California. Sus obras tienen luz, movimiento, música, y sobre todo mujeres. Fabia pinta instantes de aquellas cosas que muchos preferirían correr la vista ¿Pero hacer una obra de arte de una pin-up girl lavando los platos en su cocina? Sí, así como suena. Y se ve increíble. 

Fabia es muy contemporánea en tanto a estructura en la pintura como en el color, su formación es muy imponente ya que maneja la figura humana y el espacio de una forma casi fotográfica pero incluyendo el surrealismo como su impronta personal. Todas sus obras son pintadas con óleo sobre papel o tela. Es increíble ver a los detalles que la artista llega en cuadros de tan pequeño formato; Ravenous mide 48 cm x 72 cm.

Ahora su cuerpo está lleno de tatuajes, está vestida de látex, tiene una peluca, los labios pintados, el pelo teñido, anteojos de sol, está fumando, tomando cerveza. Es una mujer moderna, pero más allá de todo aquel disfraz está la misma mujer que pintó Botticelli, Miguel Ángel o Leonardo. Está la mujer como centro de ese universo, erigiéndose casi angelicalmente cuando alrededor todo es ruina o ruido. Quizás hoy ya no quede tiempo para posar. Los cuadros de Fabia parecen recreaciones de fotografías del instagram. El arte, cuando es bueno, se amolda a sus tiempos. Y Fabia está unos segundos adelantada al resto. 

Carolina Aimara Zeppo

Carolina Aimara Zeppo

Artista plástica, docente de arte, a veces hago tatuajes. Mi gato se llama Bob Dylan.