El pacto de recorte de producción de petróleo de OPEP elevó el precio del barril aunque los mercados aguardan detalles.

Por David Mottura 14-10-2016

"Nadie puede dictar los precios del crudo: están en manos de Alá", disparó el ex ministro del Petróleo saudí, Ali Al-Naimi, en mayo. Arabia Saudita, por entonces, estaba dispuesto a vender su petróleo al precio que dictara un mercado con sobreoferta. Sin embargo, el posterior desplazamiento del funcionario tras 20 años de ejercicio se hizo con el fin de renovar la política y abir el juego al capital privado en Saudi Aramco. Por eso, su reemplazo es Khalid al-Falih, presidente de la compañía estatal, tal como informó el The New York Times. Era el primer paso. 

El 23 de septiembre pasado, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acordó el recorte de producción en unos 700.000 barriles por día. Los naciones llegaron a un consenso después de ocho años y un úlitmo período especialmente crítico que provocó un exceso de oferta que pisó la cabeza de los precios. Este año, el WTI, el crudo que sale del subsuelo de Texas, llegó a cotizar apenas 28 dólares por barril. Este 10 de octubre, los mercados vieron como señal optimista el máximo cierre de este año para el noruego Brent: 53 dólares.

La producción de petróleo del mundo coincidía en la necesidad de una regulación desde 2008. Los 14 países integrantes de la (OPEP) pactaron en Argelia el recorte. Algunos de sus socios, como los “bichos raros” de Venezuela y Ecuador, respiran aliviados porque sus economías dependen de altos precios de los recursos fósiles. Por fuera del cartel, pero atento a sus novedades, el gobierno de Argentina espera que Alá les permita cumplir el objetivo de acoplar los precios internos a los externos en 2017. El crudo Escalante de Chubut cuesta para las refinerías argentinas 54,90 dólares, en tanto el Medanito de Neuquén llegaba a 67 (aunque en los últimos meses hubo rebajas acordadas en el sector).

La OPEP definirá detalles el 30 de noviembre en Viena. Además de ese encuentro, el ministro de Energía argelino Noureddine Bouterfa informó otra reunión convocada por OPEP a países no afiliados en Estambul. Alexander Novak, par ruso del argelino, confirmó que asistirá a esas conversaciones. Quieren que el cartel y el resto de los pesos pesados del sector tengan una política común en torno a los precios del petróleo.

Los petroleros de Estados Unidos, rápidos de reflejos, pusieron en marcha equipos de perforación y sets de fractura apenas el crudo subió algunos dólares. Las previsiones indican que un barril entre 55 y 60 dólares el año que viene pueden mejorar las operaciones en las principales rocas shale en Texas y Dakota del Norte.

Alivio, flexibilización y acople de precios

Los beneficiados en latinoamérica son México, Brasil y Colombia, países con políticas sociales petrodependientes -cómo olvidar la euforia en junio de 2008 cuando se llegó a 140 dólares por barril-. Argentina aprovechó las regalías cuando reguló los precios: 42 dólares para las empresas que exportan, el resto para la caja del Estado. Ese esquema se volteó en 2015, cuando el gobierno perdía las regalías ante la baja del crudo, las operadoras pidieron subsidiar el barril interno y provincias como Chubut negociaban que las inversiones sigan el estipulado en los contratos de renegociación (una cláusula gatillo permitía a Tecpetrol e YPF suspender inversiones si el barril cotizaba a 45 dólares y la industria sufría).

Las operadoras ya avanzan en el “redimensionamiento de la industria”. El ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren, recibió a Miguel Ángel Gutiérrez, presidente de YPF, Marcos Bulgheroni, de Pan American Energy (PAE), y Jean Marc Hosanski, de Total, para hablar de una potencial flexibilización laboral siempre que el barril esté en 50-60 dólares. Quieren darle una vuelta al convenio colectivo de trabajo en la Cuenca Neuquina, aprovechando la sintonía del sindicalista y senador Guillermo Pereyra, y abaratar costos operativos para la explotación de rocas tight -en auge- y shale -algo más atrasada por la falta de tecnología en el país-. También discuten cambios en la centenaria cuenca del Golfo San Jorge.

Los gobernadores petroleros esperan proyectar un escenario más previsible para administrar sus regalías. El plan de Mauricio Macri es acoplar los precios internos de los externos, que en la actualidad son técnicamente un subsidio a la producción y 10 dólares adicionales a la exportación cuando el valor del Brent está debajo de los 47,50 dólares. A mediano plazo, lograría su cometido.

Sólo Arabia Saudita tiene el 16% de las reservas de petróleo, de muy buena calidad, del mundo, según el informe anual de la BP. Toda la OPEP controla el 70% de las reservas de petróleo crudo de todo el globo. ¿Dónde está Argentina? Apenas controla el 0,1%. Los precios del petróleo, sin dudas, están en manos de Alá.

David Mottura

David Mottura

Periodista en temas de política, energía y, a veces, alguna notita de color.

@davidmottura