Berlina es uno de los emprendimientos patagónicos de mayor proyección y su éxito se basa en la magia de la cerveza.

Por Victoria Agulla 22-07-2016

Como si estuvieran entrando al estadio en el que van a tocar, Bruno y Franco Ferrari llegan al Festival de la Cerveza de Santa Fe rodeados de fans que se les acercan para sacarse una foto. Estos rockeros cerveceros viajaron a la capital santafesina para compartir la pasión de su oficio con el resto de los amantes de la cerveza y contar a Big Sur cómo conservan su esencia artesanal teniendo la planta más grande de la Patagonia.

“Quieren que hablemos de algo así como “negocios exitosos” pero nosotros le cambiamos el título por “una manera digna de llenar la olla”. Bajo nuestra humilde opinión, trabajamos de lo que somos y vivimos de lo que sentimos” empieza disertando Bruno, el excéntrico y carismático brewmaster de Berlina. Como si estuviera guionado, aparece el reacio de los hermanos, Franco, para contar cómo en su adolescencia venían por diferentes caminos hasta que la cerveza los reunió. Él se dedicaba a la artesanía, Guido a la gastronomía y Bruno al estudio de brewmaster. Fue en Alemania donde este maestro cervecero aprendió que “la birra la hace el ser humano, no las máquinas”; y confirmó que su filosofía es: “dios quiere el hombre participe de su creación agarrando el cereal, poniéndolo en la olla y dándole fuego para que se generen los espíritus para que hagan surgir la cerveza.”

Bruno volvió de Europa inspirado, con la idea de crear su propia cervecería y así fue como los Ferrari emprendieron el camino de la gastronomía para darse cuenta que éste no era su fuerte y que su pasión era, sin dudas, la cerveza. En el 2000 dejaron Buenos Aires para radicarse en Bariloche y fundar Berlina. Eligieron esta ciudad  porque es un lugar hermoso y tiene “algo especial”. La Patagonia los enamora por sus estaciones marcadas, el deporte al aire libre, el ambiente para cuidar a los hijos y la naturaleza.

Berlina es una empresa en expansión que crece como marca (hay un Berlina Market que vende indumentaria) a través del trabajo en equipo y la combinación de sus hobbies. Los Ferrari creen en la división de roles ya que “todos somos distintos y tenemos algo en lo que destacarse”. Uno de sus principios es que hay que reunirse con gente para hacer cosas. Su ecuación se basa en la familia, los amigos, la olla al fuego, el humano trabajando la tierra.

Argentina no tiene una cultura cervecera propia por lo que pueden hacer estilo francés, alemán o sureño al mismo tiempo. En cuanto a la movida artesana que se está dando en el sur, que incluye emprendimientos como Cerveza Origen de Esquel, Bruno afirma que “los que están por la moda, van a caer, los que están por la cultura, quedan”. Por eso, es importante hacerlo entre mucha gente y estar convencidos de que los cerveceros “somos limpiadores más que artistas. Nosotros limpiamos para generar un buen hábitat para que la magia suceda. Y de vez en cuando nos agarra algo de creatividad pero, como decía un buen pintor, “Que la creatividad me agarre trabajando”.

Después de 10 años en el mercado, producen las clásicas Golden Ale, Indian Pale Ale y Foreign Stout y enfrentan la apertura de nuevos locales o la fabricación de cervezas especiales con productos típicos de la zona. Hoy tienen la planta más grande de la Patagonia, con capacidad de producir 40.000 litros por mes, elaborando 10 variedades diferentes de cerveza que se envasan y venden al por mayor en todo el país.

La cuestión es: ¿cómo hacen para conservar su naturaleza artesana en un mercado tan industrializado? Ellos contestan con toda naturalidad: ¨la birra cuando está industrializada pierde la pasión porque le meten químicos y esas cosas que arruinan la cerveza. La birra se hace con cuatro ingredientes y listo, ahí se juega toda tu vida¨.

A la pregunta de si siguen tendencias mundiales, Bruno responde “Siempre. Hacemos nuestro camino pero nos inspiramos viajando. Todos los años hacemos, mínimo, un viaje largo para seguir inspirándonos en birras, maestros cerveceros, literatura, la cervecería, el arte y toda esta pasión”. Porque la cerveza para ellos es un estilo de vida, ya que refleja toda la sencillez y la tradición de la vida misma. Creen que lo más importante es lo no tangible y cuando se preguntan ¿De qué estamos hechos? rebate “de cuerpo, carácter, madurez, materia prima, pero lo más importante no es lo que somos, sino lo que hacemos con eso: porque el ingrediente más importante de una cerveza es el origen”.

Victoria Agulla

Victoria Agulla

Periodista freelance, feliz de poder compartir mis viajes con el mundo.

@Vitussss