Los petroleros llegaron a un acuerdo de eficiencia laboral en los yacimientos similar al de Neuquén.

Por David Mottura 04-05-2017

Los petroleros de Chubut aceptaron nuevas condiciones de trabajo para evitar las amenazas de despidos masivos y garantizar la convivencia con la parte empresaria. Así hasta que pase la depresión internacional de los precios del barril. La addenda alcanza a los convenios colectivos 605/11 de Privados y 611/10 de Jerárquicos por dos años y lleva como nombre “Marco de entendimiento para la sustentabilidad de la industria hidrocarburífera”.

Los pedidos empresarios sobre el ausentismo, la falta de eficiencia y el rechazo sindical a la automatización fueron incorporados en detalle. “(Las partes) están de acuerdo en adecuar algunas cláusulas convencionales para lograr una mayor competitividad de la industria y, de esta forma, posibilidad que se alcance el mayor nivel posible de actividad de la misma”.

A principios de año, los sindicatos de Neuquén aplicaron un modelo similar orientado a los pozos no convencionales de shale, tight y heavy oil. La addenda de Chubut tiene entre sus características, negociada por más de un año por Jorge Ávila y José Llugdar, algunos párrafos en detalle con advertencias sobre los piquetes, los tiempos del ritmo de trabajo y el respeto de los horarios de refrigerio.

Cumplir horarios. El subrayado especial lo tienen los tiempos de producción y de descanso. "Se deberá respetar estrictamente los horarios de inicio y finalización de cada jornada de trabajo, así como la duración de los horarios de descanso pactados, almuerzo, cena y refrigerio". Los tiempos del refrigerio están mencionados cuatro veces en el cuerpo del acuerdo. A su vez, las "horas taxi" quedan sin efecto y el traslado hacia los yacimientos no se consideran como jornada laboral -aceptado también por los neuquinos-.

Sin piquetes. Las adendas de Neuquén y de Chubut coinciden en conformar la Comisión Especial de Interpretación y Resolución de Conflictos. Mientras haya negociaciones con medidas de fuerza, tienen que garantizarse las dotaciones mínimas. A diferencia del convenio con Neuquén, el de Chubut agrega que la parte trabajadora debe garantizar “la libre circulación y accesos a las instalaciones durante el periodo que se desarrolle la medida de acción directa”.

Con viento y a la noche. El trabajo puede realizarse con viento cuando el equipo no cuente con enganchador. Por el contrario, en perforadores, workover y pulling podrán trabajar siempre que el viento no supere los 60 Km por hora (en el caso de Chubut, hasta ráfagas de 84 Km por hora). Al igual que en Neuquén, Chubut abrió las puertas al montaje y desmontaje de equipos, así como el acondicionamiento de cargas, en el turno nocturno.

El trabajo cronometrado. El artículo 20 establece las velocidades de tarea y ritmo de trabajo, un viejo reclamo empresario. Los perforadores, por ejemplo, el entubado se establece en 28 caños por hora; los workover y pulling tendrán como estándar mínimo de velocidad de bajada y sacada de tubería en doble de 80 caños por hora; en single son 40. "Se acuerda coordinar el horario sin que tenga que parar el equipo, debiendo turnarse para almorzar, siempre que se trate de una tarea que pueda realizarse con dotación reducida" -otra de las menciones sobre la comida y la industria-.

Multifunción. Un aspecto inédito es la multifunción de los trabajadores. El personal podrá rotar según las necesidades operativas, con el fin de evitar la mano de obra ociosa. Unido a esto, quedó establecido que las torres o cuadrillas pueden trabajar aun cuando falte uno de sus integrantes. En el caso Chubut, si no llega esa persona se aplica una "levantada" de roles y jerarquías durante el tiempo de espera

La addenda de Chubut lleva las firmas de viejos conocidos como Adolfo Sánchez Zinny de CEOPE, Marcos Bulgheroni de Pan American Energy, Miguel Ángel Gutiérrez de YPF, Horacio Marín de Tecpetrol. Y hasta estuvo la Cámara de Empresas Regionales de Servicios Petroleros -Esteban Núñez, de Innovisión, puso el gancho-.

Por más de un año, Jorge Ávila de Privados y José Llugdar de Jerárquicos estuvieron al frente de las negociaciones, y cuestionaron muchas veces la “flexibilización encubierta” detrás de las palabras competitividad y eficiencia. "No es lo ideal, pero nos permite mantener la inversión en Chubut", tiró “Loma” en la noche del 2 de mayo.

Nadie descarta que el siguiente objetivo es que Santa Cruz firme un acuerdo similar. En una reciente entrevista con La 100.1 de Comodoro, Sánchez Zinny de CEOPE, planteó: "el hidrocarburo no es el único sector que tiene que aggiornarse. La logística en Argentina es cara y tiene mal nivel de servicio". ¿Irán por el resto de la cadena de producción?

David Mottura

David Mottura

Periodista en temas de política, energía y, a veces, alguna notita de color.

@davidmottura